viernes, 5 de noviembre de 2010

Juegos de azar



Es curioso constatar  la manera como los expertos, que se cuidan tanto  de hacer énfasis en el carácter preciso y taxativo de sus análisis y diagnósticos, suelen ser tan laxos a la hora de utilizar palabras y  conceptos sin detenerse a pensar en su sentido y menos en su contexto, de modo que muchas  veces acaban por comunicar lo contrario de lo que pretenden decir.
Ahora les dio, por ejemplo,  por utilizar la palabra apuesta  cada vez que aluden a un propósito o, peor aún, a un proyecto o decisión administrativa que se supone, deben ser  el resultado de un juicioso análisis acerca de los antecedentes, el presente y el futuro  del  campo que se quiere abordar. “El Departamento le apuesta a la educación”. “El país le apuesta  a la tecnología”. “La región le apuesta al turismo”. “La ciudad le apuesta  a la  seguridad” son frases que se volvieron de  uso común  para la gente, entre otras cosas como resultado de  esa manía de los medios de comunicación, consistente en replicar a pie juntillas la letra de los comunicados de prensa emanados de los grandes centros  de poder. Por  ese camino resultamos legitimando ideas tan atroces como  esa de que un crimen  cometido por agentes del  Estado puede ser reducido a  un concepto tan inocuo y ambiguo como el de “Falso positivo”, para citar solo un caso.
¿ A cuento de qué- puede preguntarse un ciudadano desprevenido- gastar tiempo y  dinero en el diseño de planes estratégicos, planes de acción, matrices de diagnóstico  y todos los demás aspectos inherentes a la formulación de un proyecto, si al final   vamos a  hacer apuestas  como cualquier adicto al juego del chance o a las carreras de caballos?
Hasta donde alcanzo a entender lo que me explica mi gurú de cabecera en esas lides, se planea para identificar escenarios precisos de acción, partiendo del estudio de todas las variables posibles, de modo que se pueden  potenciar  las ventajas y minimizar los riesgos, empezando por ese tan frecuente de despilfarrar enormes  capitales humanos y financieros para acabar descubriendo que el agua moja. Y no estoy exagerando: hace poco leí en una revista especializada sobre los resultados de  una extensa investigación de campo y un no menos riguroso  estudio de indicadores, que finalmente condujeron a demostrar ¡que los niveles de pobreza de la gente tienen su raíz en  la difícil situación económica!
De modo que resultaría  muy saludable para todos pensar mas y apostar menos cuando se habla de futuro, porque no a pesar, sino precisamente por   el  carácter  impredecible de este último es necesario que se apliquen todas las herramientas disponibles para construirlo. Al menos es lo que nos han dicho siempre: que en el terreno específico de la planeación hay que adelantarse,  antes de que dios decida jugar a los dados. Conocer el patrimonio,  hacer el balance de los caminos transitados, comparar experiencias ajenas, saber con qué recursos se cuenta,   adelantarse a las consecuencias positivas y negativas que pueden derivarse de las decisiones son, entre otros, buenos instrumentos para saber cuándo y donde   puede ser más fructífero invertir los bienes intangibles y materiales  que una  comunidad ha forjado a lo largo de su historia. Todas esas cosas  me vienen a la mente, ahora que en la ciudad  región se habla cada vez con más insistencia de prospectiva con movilización social como factores de desarrollo, asuntos estos  sustentados en un ejercicio racional y por completo ajenos  a la  idea de juegos de azar implícita en la palabra  apuesta que esos mismos expertos, con la complicidad de los medios, convirtieron en el incierto  pan de cada día.

4 comentarios:

  1. Hola

    Me llamo Cristina soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

    Si estás de acuerdo. Házmelo saber a cristina.cister@hotmail.com

    Suerte con tu web! :)
    Cristina

    ResponderEliminar
  2. Hola, Cristina. Muchas gracias por el mensaje. por supuesto que me interesa estar en su directorio. Cuanto más se pueda ampliar el esapcio de diálogo y enriquecer así la discusión, mucho mjoer para todos.
    Gustavo Colorado G.

    ResponderEliminar
  3. A lo dicho, tocaría sumarle el hecho de que se le apuesta a tener más empleo, de mod que seguimos jugando para ver is bajamos las altas estadísticas y no para generar un bienestar. Gustavo ¿no será que vivimmos de puro azar en Pereira y de estar azarados por las situaciones?

    ResponderEliminar
  4. Hola, John Harold.Por ahí va la cosa. Como la estadística dejó de ser un medio de análisis, para convertirse en un fin político, entonces se juega al azar, a ver si las cifras suben o bajan, de acuerdo a las conveniencias.

    ResponderEliminar

Ingrese aqui su comentario, de forma respetuosa y argumentada: