jueves, 4 de junio de 2015

Tumbas y socavones




 Como es habitual, los medios de comunicación se dieron el gran festín informativo con la muerte el 13 de mayo de los mineros en Riosucio, Caldas, una región de explotación aurífera desde los tiempos de la colonia.
Fieles   al manual, respondieron con gran diligencia a las clásicas preguntas del  qué, quién, cómo, cuándo y donde.  Para no  perder audiencia frente a sus competidores registraron en detalle las pequeñas historias de las víctimas. Algunos, incluso , fueron más allá y se excedieron en  la exhibición de imágenes escabrosas. Nada nuevo en realidad.
Un primer y significativo detalle:  de entrada las noticias sobre la tragedia fueron confinadas  a las  secciones judiciales, lo que no es un asunto menor. Todo lo contrario: resume con creces la noción que tenemos acerca de los dramas del prójimo , es decir, un mero señuelo para atraer consumidores  de información.


Y entonces  todo se disolvió en el aire. El drama empezó a perder interés. En últimas , es  como si no hubiera pasado nada.
Pero pasó y sigue pasando, no solo en  Ríosucio, sino en toda la  geografía colombiana, asaltada por una nueva fiebre del oro, con todos los ingredientes propios de ese tipo de fenómenos :  migración interna de campesinos empobrecidos, llegada de aventureros urbanos, destrozos ambientales, conformación de mafias orientadas a monopolizar la parte grande de los beneficios. Y tragedias, muchas tragedias.
Jhony, así a secas, es un minero nacido en la zona, que  ha hecho hasta lo imposible por cumplir todas las exigencias de ley para ejercer el oficio. Pero   en esa voluntad residen casi todos sus problemas y los de quienes, como él, intentan ganarse la vida en  este trabajo  seductor y riesgoso. Para empezar, ni siquiera existen conceptos claros que permitan diferenciar entre minería legal   e ilegal o entre minería formal o informal. De ese modo, nunca se sabe a cierta  si se está cometiendo un  delito   o solo se transgrede una norma. A la luz del derecho, ese no es un aspecto a pasar por alto de buenas a primeras.


Pero lo peor viene después. A pesar de que el gobierno colombiano dice tener las cosas claras,  los ministerios del ramo no han podido ponerse de acuerdo acerca de la ruta a seguir. Por eso , el ministerio  del trabajo impone unos requisitos cuyo cumplimientos depende  la atención a las exigencias del ministerio de minas... que a  su vez exige constancias  expedidas por el primero. Es decir,  que el ciudadano dispuesto a acatar las leyes encuentra el primer obstáculo en los organismos encargados de facilitarle las cosas. Eso para no hablar del rol nunca claro de las Corporaciones Autónomas Regionales, encargadas de la gestión ambiental, otro componente clave en la explotación minera.


Pero hay  todavía más. Según declaraciones de Johny, cuando intentan tramitar  el  documento de identificación  tributaria no  pueden declarar la minería como su ocupación. Se  les registra entonces como comerciantes, ambigua expresión que a la luz del orden jurídico los deja en una tierra de nadie. Lo anterior  paraliza la gestión de una cuenta bancaria... condición previa para la obtención del mencionado documento tributario.
Como pueden ver, a estas alturas uno empieza a sentir vértigo. Aparte del riesgo permanente de  acabar  la vida en un socavón que de repente se convierte en tumba colectiva, los mineros colombianos  deben enfrentar otra clase de extravío : el de los laberintos burocráticos que no conducen a un  lugar distinto al de los viejos  mecanismos de corrupción que exigen dinero a cambio de desenredar la cadena.


Por esas y muchas otras razones, resultaría saludable que el debate sobre la situación de los mineros colombianos pasara de las páginas judiciales a las secciones de información política, económica y de opinión. Esa  es una buena manera de recordarle  al gobierno nacional, así como  a sus agentes locales y regionales, que las enormes riquezas  derivadas de la minería  exigen  acciones legales en correspondencia  con los sacrificios de quienes se ganan  la vida o la pierden en los socavones.

11 comentarios:

  1. La situación de mineros como Johny me recuerdan a la del capitán Yossarian, en la novela de Joseph Heller Catch 22: un piloto de bombardero que pide que no lo manden en misiones por razones de salud, debido desequilibrio psíquico, como dice el reglamento, pero se lo niegan porque negarse a ir en peligrosas misiones de guerra es un claro signo de que está cuerdo. Total, siempre pierdes. Esto, más allá del humor con que lo trata Heller, es una situación muy frecuente en la vida real.

    ResponderEliminar
  2. Mi querido don Lalo : años atrás circulaba una viñeta titulada " El extraño mundo de Subuso". Allí se desnudaba de manera feroz la faceta absurda de un mundo que presume de coherente.
    Bueno, seguimos habitando ese mundo.

    ResponderEliminar
  3. Hay un riesgo más grande para los mineros: los grupos armados que cobran impuestos en las zonas de producción. Como el negocio arroja ganancias del 400% mensual sobre lo invertido (según un reportaje de El Colombiano), es apenas obvio que aparezca mucho pájaro volando encima de los socavones. Lo de los accidentes parece tan inherente al oficio de desafiar la tierra que uno podría leer en Efe Gómez hace cien años (cito):

    "Al día siguiente fuime a conocer los trabajos de la
    mina en compañía de Ambrosio. Rodábamos acomodados
    en cochecitos empujados por muchachas, en
    dirección a los socavones. Y vi la boca negra de uno
    de éstos que se me venía encima y nos engullía. Al
    principio, la luz del día era bastante para dejarme ver
    los forros de madera redonda de la galería. Luego las
    tinieblas empezaron. Perdí la percepción de las direcciones.
    No sabía en qué sentido era arrastrado. La
    copa del sombrero frotaba contra el techo del socavón,
    haciendo caer fragmentos sueltos. Traté de acomodarme
    mejor y me agaché: hilitos de agua helada se me
    colaron por entre el espacio libre que dejaba por detrás
    el cuello de la camisa, y me hicieron estremecer todo
    al sentirlos resbalarse espalda abajo.
    Olía a humedad y a madera podrida. El humo de
    los candiles y el vapor de agua formaban en el seno
    de ese aire viciado y denso, un vaho espeso, en medio
    del cual se veían arder las luces como en el centro de
    una aureola luminosa estrechada por todas partes de
    las sombras. Allí no había luz difusa. A veces veía venir
    a mí un rostro barbudo y sucio, rojo por los reflejos
    de la luz artificial, flotando en una bruma espesa y
    blanca. Otras, unas caderas andando solas, cuyos pies
    iluminados a intervalos por la luz que se desparramaba
    cayendo de las manos que sostenían la bujía, chapuceaban
    sobre el fango encendido de filetes de luz. Y
    como allí los objetos recibían la luz de un solo lado,
    las sombras se cortaban en contornos decisivos y a
    veces era una cara en escorzo o una pierna colgando
    de una viga lo que alcanzaba a ver al pasar por debajo
    de un tambor vertical, allá arriba suspendido en el
    vacío. A intervalos oíase el retumbar de alguna mina,
    o el estrépito desigual y fragoso del mineral chorreado
    por troneras inclinadas de las galerías más altas.(...) Una vibración enorme sacudió toda la roca, cuyos
    fragmentos volaron rebotando contra el techo y contra el
    suelo y contra los muros, acompañada de una explosión
    asordadora que se fue extendiendo, hasta extinguirse,
    por toda la red de los socavones de la mina. Luego el silencio, la obscuridad y la muerte reinaron
    en el frente de la galería de Bomboná."

    Efe Gómez, en las minas, pág. 77.

    Saludos, cami.

    ResponderEliminar
  4. Mil gracias, por los más que oportunos datos, apreciado Camilo. Ah... no conocia el texto de ese formidable cronista que es Efe Gómez.

    ResponderEliminar
  5. Hasta se me ocurre que tumbas y socavones suena a pleonasmo por el constante goteo de muertes que acontecen en mi país. Ciertamente hace mucho que no se dan tragedias colectivas en las minas nacionales, pero es bastante normal que uno, dos o tres mineros caigan sepultados por las condiciones pésimas de trabajo, o el descuido al utilizar explosivos, coyuntura que se ha agravado en la última década por la proliferación de las llamadas cooperativas mineras -en desmedro de la minería estatal algo mas organizada y profesional- que por el boom de los precios internacionales se han abalanzado en masa sobre cualquier yacimiento, incluso horadando en vertical pozos peligrosos con escaleras de madera en busca del codiciado oro. Además, el minero boliviano es tan supersticioso que asume con naturalidad los decesos, amparándose en la creencia de que es tributo obligado al Tío (una suerte de deidad demoniaca que habita en los socavones), que si no corre sangre es probable que ahuyente la veta del metal o traer mala suerte a toda la comunidad.

    ResponderEliminar
  6. Bueno José, en realidad muchas de esas muertes si son un auténtico tributo obligado al Tío... Sam.
    Por lo demás, coincido plenamente en eso de que tumbas y socavones es una redundancia.

    ResponderEliminar
  7. A veces, con demasiada suspicacia de mi parte, lo admito. creo que todo este desgreño al momento de tramitar permisos no es más que una excusa para llevar a la completa informalidad un oficio que se desea estigmatizar, en aras de beneficiar al Tío... Sam, como bien lo insinúa Martiniano.
    No me extraña, además, que detrás de esta informalidad se esconda también la mano criminal, una mano de muchos uñas y con demasiado alcance en nuestro país.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los viejito suspicaces como usted saben más por diablos y por viejos que por todo lo demás. Sobre la informalidad de las minas está este trabajo del Bajo Cauca antioqueño, ¡ah, Antioquia! ¡Bella tierra entre breñas y cañadas donde brota el maíz y el progreso de esta nación!

      http://www.elcolombiano.com/especiales/antologia-periodistica/no-hay-quien-detenga-la-mineria-ilegal-en-el-bajo-cauca-AL962112

      Eliminar
  8. Parafraseando a Supermán, podríamos decir : " Este es un trabajo para Traslacoladelarata".

    ResponderEliminar
  9. Gustavo, tantos requisitos extraños y circulares, que convierten al minero en un señor K, son la evidencia de nuestra falta de comprensión sobre lo que es administrar un país. Además, para muchos de nosotros los mineros son ladrones, pero en este punto no detallamos que se habla de un trabajo difícil con el cual se sostienen muchas familias campesinas, y no de grandes industrias que vienen del exterior a reventar montañas de manera descomunal.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Apreciado Eskimal : según el agudo Abelardo Gómez, todos esos trámites no serían más que una estrategia para obligar a los mineros pobres a permanecer en la informalidad, facilitando así su acorralamiento. De ese modo el camino quedaría abierto para los más poderosos, empezando por las mafias y las grandes corporaciones.
    Sospecho que el hombre tiene mucho de razón.

    ResponderEliminar

Ingrese aqui su comentario, de forma respetuosa y argumentada: