martes, 13 de diciembre de 2016

Suceso en primera plana










El tiro de gracia se lo dieron
Antes de nacer
Para que no tuviera ocasión alguna
De escapar a su destino.

-Así le dicen en estas tierras al crimen a secas-

Y allí estaba:
Tendido sobre el asfalto
Con una rosa de sangre
Abierta en mitad del pecho.

El dedo índice algo deformado
De tanto apretar el gatillo:
Como Billy the Kid
Aprendió las cifras de la muerte
A muy temprana edad.

-Catorce años, tal vez-

El rigor informativo del fotógrafo
Se ensañó en el primer plano de un tatuaje
Un nombre escrito en el antebrazo:
Leyla
Una joven madre, quizás

-O  una amante niña-

Tempranamente envejecida
De tanto escapar a medianoche
A través de calles habitadas por el espanto.

Con el nombre de El Remanso
-Refinada forma de la ironía-
Bautizaron a este barrio
Habitado por hombres
Exiliados en  su propio miedo.

A lo lejos, los ladridos de  los perros
Y el graznido de las ambulancias
Confirman lo inefable:

Es una madrugada más en esta calle
En este barrio
En esta ciudad

En este agujero negro que nos legaron
A  modo de país.


Tribunas ( Pereira)
Diciembre   12 de 20016 


PDT : les comparto enlace a la banda sonora de esta entrada 


7 comentarios:

  1. Escalofriante y macanuda evocación, semeja una traducción de las escenas que narra Fernando Vallejo, al dificil arte del verso.Parece que en este dia de tanta superstición usted amananeció como un tiro.

    ResponderEliminar
  2. Lo que pasa es que la historia de nuestros países es un eterno martes 13, apreciado José.
    Abra cualquier libro donde nos narren y verá.

    ResponderEliminar
  3. "Aquí la tarde cenicienta espera el fruto que le debe la mañana", escribió el poeta. Ah, poetas, ustedes siempre cantando.

    ResponderEliminar
  4. "Tantas cosas han muerto/ que no hay más que el poeta", escribió Rafael Alberti, mi querido don Lalo.
    Así que- de momento- no hay más remedio que echarse al coleto un trago largo de Jack Daniel´s... y seguir.

    ResponderEliminar
  5. Un excelente poema que logra dibujar esa realidad de tantos seres excluidos de nuestras ciudades.

    ResponderEliminar

Ingrese aqui su comentario, de forma respetuosa y argumentada: