jueves, 31 de enero de 2013

Ética portátil




Con esa inclinación irrefrenable de los paisas hacia las   palabras en diminutivo,  mi amigo Germán Gómez calificaba de “ Medio hijueputica” a un sujeto que en realidad era un bandido con todas las de la ley: ladrón del erario público,  chantajista y asesino en ciernes, el tipo se paseó durante años por los  salones de la parroquia recibiendo la diaria dosis de adulación de un grupo de  ciudadanos convencidos del carácter  relativo de la ética. En ese peculiar código de valores las cosas son buenas o malas dependiendo del grado de conveniencia  . En esencia la idea se basa en una conocida premisa de los filósofos pragmáticos: el fin justifica  los medios, sin importar cuán  perversos sean estos. Amparados en esa  lógica,   líderes de masas como Joseph  Stalin en la antigua Unión Soviética o  Mao Zedong en la China comunista encarcelaron, desterraron , torturaron y asesinaron a millones de seres humanos  con el argumento de que ese era el precio a pagar  por la conquista de la equidad económica y social. En el otro polo ideológico igual cosa hacen los Estados Unidos de América y sus aliados desde hace más de un siglo invocando el noble pretexto de la defensa de la libertad.
Con algunas variaciones, esa idea no ha hecho cosa distinta a mutar y fortalecerse. En una de las  entrevistas concedidas por el ciclista Lance Armstrong, el hombre intentó justificar sus fraudes con el siguiente razonamiento: “El ciclismo profesional  es un deporte   con unos niveles de exigencia difíciles de imaginar para  el ciudadano de la calle. El cuerpo humano tiene sus límites. Así que  si uno quiere alcanzar la cima  no existe alternativa distinta al dopaje. Todo el mundo lo hace. Solo que en esta ocasión me correspondió a mi  cargar con el castigo”. Si ustedes se fijan bien, el ciclista se presenta como víctima. El culpable de todo es el mundo con sus exigencias de éxito ilimitado. Pero el hombre omite deliberadamente un detalle: en uso de  su libre albedrío, cualquier persona puede renunciar a la búsqueda del éxito si el precio de  este es la enajenación de sus convicciones. Pero no fue así. Como tantos, otros, Armstrong  prefirió  acudir a su proveedor particular, ya no de fármacos sino de ética portátil.
Sumo y sigo. Hace poco un conocedor  de los asuntos informáticos me sacó de dudas: “En términos generales- dijo- los hackers  son unos buenos tipos. Si asaltan los sistemas  de  seguridad de muchas empresas, es para alertarlas sobre su  fragilidad. El paso siguiente es ofrecerles un modelo, sino invulnerable, si mucho más resistente a los ataques” . El viejo truco de la justificación de los medios por el fin  afloraba de nuevo trasladado ahora al universo digital.
Vamos  despacio, le dije. ¿Esas prácticas no las inventaron los mafiosos  calabreses en  las calles de Chicago? Si mal no estoy, el método era el siguiente: los capos enviaban un pelotón de rufianes  a destruir las instalaciones de los negocios de un vecindario, así como a amenazar y golpear a los dueños y sus familias. Al cabo de unos días mandaban  otra cuadrilla  de matones ofreciendo servicios de protección a cambio de unos elevados  honorarios. Poco más o menos lo mismo  hacen hoy muchas de las mafias de laboratorios  que controlan el negocio de los medicamentos: inventan enfermedades para vender el remedio. Con un añadido: en su peculiar visión de la ética vuelta de revés aparecen  como benefactores. Una vez más, el afán de lucro justifica la trampa.
Quizás la clave del drama resida en que, con algunas diferencias de matiz,  todos llevamos en el bolsillo nuestra provisión particular de  ética portátil.  No tuve  otra alternativa. Lo hice por el bienestar de los míos. Si  no lo hago yo  lo hace otro. No calculé las consecuencias. No soy tan bobo como para desaprovechar las oportunidades, son algunas entre las cientos de frases adaptables a  todas las circunstancias, dependiendo de nuestros intereses del momento. Solo así entiende uno las declaraciones de un vocero del Departamento de Estado norteamericano por los días de la invasión  a Irak con el pretexto de unas inexistentes armas de  destrucción masiva.“Si. Se perdieron algunas vidas y unos cuantos edificios  y monumentos  resultaron destruidos. Pero eso  fue algo relativamente perverso, comparado con lo que pudo haber hecho el enemigo” dijo  el fulano y siguió bebiéndose su lata de  Red Bull, convencido del carácter relativo de la ética. 

6 comentarios:

  1. Gustavo, profe, vuelvo por acá después de unas vacaciones forzadas. El artículo me recordó un video que cargaron en Youtube sobre 'La payola'. En él un DJ de RCN radio regional hablaba sobre los beneficios de esta manera de pago por publicidad de un artista en la radio que es en realidad un acto de soborno. Lo digo pues el DJ al hablar de este acto ilegal lo hace con la confianza de que allí no existe ninguna trampa o estafa. Creo que es una ética portátil la que lleva a decidir sólo por dinero si el artista es bueno o no para ponerlo a sonar en la radio, argumentándole a la audiencia sobre una "nueva promesa" y por debajo cobrando. Igual que las "vacunas" de los paramilitares a los campesinos. No sé, lo más impresionante es la tranquilidad del chavo este al tocar el tema.

    ResponderEliminar
  2. Qué buen ejemplo y qué bueno tenerlo de nuevo por aquí, apreciado Eskimal. Los tipos que se lucran con la payola fungen de hecho como benefactores de los artistas. "Le estamos ayudando a promocionar su trabajo" les dicen , mientras les dan palmaditas en el hombro. Es la misma lógica del funcionario que cobra por agilizar un trámite , estipulado por lo demás entre sus obligaciones laborales. Bueno: en México y en Colombia sí que sabemos de esas cosas.

    ResponderEliminar
  3. Leyendo a un colega español (no recuerdo quien era) me encontré hace unos días con esta frase de lo más filosa: “Está la gente muy tensa con chorradas y muy mansa con lo grave”. En mi pueblo diríamos que ponemos el grito en el cielo por boludeces y silbamos bajito cuando al lado asaltan a una viejita. La ética, las obligaciones morales, siempre han sido muy flexibles, pan comida para los elocuentes. La frase del colega se podría aplicar a la gran importancia que se da a un error de un juez de línea, al mismo tiempo que la justicia prepara un lavado de manos general sobre el grave caso del famoso médico que dopaba a media España, o casi. Y cosas parecidas pasan todos los días, en todas partes.

    ResponderEliminar
  4. Mi querido don Lalo: se me antoja que es parte de la estrategia: centrar la atención sobre boludeces ( guevonadas, decimos en Colombia) para que nadie se fije en los grandes delitos. Hace un par de semanas cité a un bandido de cuello blanco experto en saquear los dineros públicos, quien se amparó , muy orondo, en una frase que hizo carrera: " La corrupción es inherente a la condición humana". En realidad, con alguna sutil variación , la sentencia corresponde a Agustín de Hipona, devenido santo más adelante.

    ResponderEliminar
  5. ¡Ah! qué fantástico nombre es Antioquia, tierra de los paisas, ¿cierto? siempre me recuerda a las historias bíblicas. Suena extraño que hayan denominado así a ese departamento, en vez de los acostumbrados nombres coloniales, apellidos de héroes o de origen indígena tan comunes en nuestra Latinoamérica. Gracias por la puntualización, eso de los diminutivos “ico, ica” pensé que era un fenómeno de toda Colombia.
    Hace diez atrás, tuvimos en Cochabamba un alcalde sumamente popular, porque aparte de carisma tenía atractivo de charro mexicano el hombre, a tal punto fascinaba a las damas que le apodaron “el Bombón”. Este funcionario aparte de sagaz para construir puentes a desnivel y llenar de flores las avenidas, era un as para los negocios privados, pues resulta que aprovechándose de su situación convertía en urbanizables áreas agrícolas que su inmobiliaria compraba a precios bajos. Resultado- luego de la capa de asfalto- los terrenos valían por lo menos tres veces más que su cotización original. En menos de una década el hombre se forró con una decena de millones de dólares, por lo menos eso fue lo que declaró a Hacienda. A la gente no le importó su prosperidad repentina, siendo apenas un ex capitán de ejército. Lo volvió a reelegir, y posteriormente como gobernador del departamento. Tanta fue su ambición que luego aspiró a la presidencia de la república perdiendo contra Evo Morales. Cuando yo cuestionaba a algunas de mis amigas, incondicionales suyas, siempre recibía la misma respuesta con toda naturalidad, “habrá robado pero ha hecho muchas obras, ha embellecido la ciudad, ¿acaso no ves?”.





    ResponderEliminar
  6. Esa lógica perversa de "habrá robado pero ha hecho muchas obras" lo resume todo, apreciado José ¿Acaso al fulano no lo eligieron para que hiciera obras?¿No le pagan para eso? Es como si las obras y la buena gestión fueran un acto de caridad y no una manera de cumplir con las obligaciones.

    ResponderEliminar

Ingrese aqui su comentario, de forma respetuosa y argumentada: