jueves, 25 de julio de 2013

Es solo rock and roll



Mecerse y rodar. Mecerse y  rodar. En esas dos palabras reside la esencia de  una música que sacude al mundo desde 1953, aunque sus raíces se remonten a mucho más atrás. Mecerse para sacarse de encima las cenizas de un mal  sueño y rodar para reafirmar la condición de peregrino. “Sentirse como un canto rodado”, escribió y cantó Bob Dylan hace cuatro décadas en unos versos devenidos himno generacional.
Y como cantos rodados llegaron cientos, miles de hombres  y mujeres de todas las edades a la versión 2013 del festival Convivencia Rock, una fiesta de ritmos y tendencias que  en la antesala  de la celebración de los 150  años de Pereira se  consolidó como punto de convergencia de nuestras múltiples identidades, expresadas en este caso a través de la música. El  punk, el ska,  el hardcore, el trash, el reggae y el hip hop congregaron  a legiones de fieles seguidores, unidos todos ellos por una única fuente nutricia, a pesar de la aparente disparidad : el rock and roll.
La fiesta empezó el viernes  19 de julio,  víspera del Día de la Independencia.  A eso del medio día  vi  llegar a una panda de universitarios caleños con sus morrales a  cuestas, preguntando  por  una zona para armar sus carpas. Como  ni la organización del evento ni la administración municipal destinaron un área para ese efecto, los muchachos no se hicieron mala leche y optaron por  la vecina terminal de transportes como sitio de alojamiento provisional. Una de las chicas  lucía una camiseta con la inconfundible imagen de Jim Morrison estampada en el pecho. Más tarde  la escucharía cantar, una a una, las letras de las canciones de una banda medellinense llamada Nepentes.
Vi también a una pandilla  de  adolescentes, silenciosos  y ensimismados como si tuvieran sesenta años, fascinados por el virtuosismo del guitarrista de  la agrupación pereirana  Belial. Más allá, un abuelo de sesenta y cinco años saltaba como si tuviera catorce  y arriesgaba sus huesos  en el corazón mismo del pogo, el baile ritual que constituye algo así como la ceremonia iniciática de  los asistentes a los conciertos.
Atendiendo la invitación de los organizadores, muchos menores de edad  asistieron en compañía de sus padres. Era un lujo para el alma  ver  a hombres y mujeres  con pinta de ejecutivos en vacaciones, seguir el ritmo de las baterías galopantes con discretos movimientos de cabeza, mientras sus hijos - ¿ o nietos? - desfogaban  junto al escenario sus millones de unidades de energía acumulada.
No sé el resto de los días, pero el sábado  20 en la noche la afluencia de público superó todas las previsiones. A la hora del  crepúsculo largas filas de fieles devotos  desesperaban aguardando el ingreso al escenario. La   calidad de los eventos anteriores y el poder multiplicador de las redes sociales hicieron que llegaran peregrinos no solo de  las ciudades  vecinas, sino de lugares tan lejanos como Ipiales, en límites con el Ecuador. Salvada la religión, solo el fútbol y la música son capaces de esas cosas.
Los historiadores y los estudiosos de  la sociología han enfatizado siempre el  talante abierto de Pereira y sus habitantes. Su condición de cruce de caminos y lugar de paso consiguieron que desde muy  temprano aceptáramos la diversidad como un hecho natural. En el caso de la música basta con darse un paseo por las calles para constatar esa realidad. En muy poco espacio conviven ritmos y expresiones tan dispares como el bolero, la salsa, el bambuco, el tango, la balada,el rock, la cumbia, el merengue, la ranchera, el vallenato, el jazz, los sonidos electrónicos o la música clásica. Por eso mismo se han consolidado en los últimos años distintos festivales dirigidos a  conservar y multiplicar esas tendencias. De esa manera  La Fiesta de la Música convive sin problemas con el Festival Sinfónico y Convivencia Rock puede ser un buen preludio para el Festival del Bolero.
Uno de los músicos asistentes a Convivencia Rock  celebró sus cincuenta años de vida galopando sobre su batería desbocada. A mi lado, una pareja de adolescentes se juró amor eterno al ritmo de la guitarra de una banda local llamada Endor. No importa si ya olvidaron la promesa. Después de todo la eternidad   puede durar un segundo. Pero ese instante les bastó para sentirse inmortales en medio de un rito pagano que, al fin y al cabo, no es nada del otro mundo: es solo Rock and Roll.

PDT :  les comparto enlace a la presentación de la banda pereirana  Belial en Convivencia Rock 2013
http://www.youtube.com/watch?v=4Xur1Tvlm1w

14 comentarios:

  1. Qué hermosa expresión esa de "se me enchina la piel". De aquí en adelante me la apropiaré para referirme a este y otros estados de conmoción interior.

    ResponderEliminar
  2. La música ha sido siempre una clave de liberación, una válvula para el romanticismo, la revolución, la democracia, llámala como quieras. Y uno de los secretos de esa capacidad liberadora es la facilidad con que entra y encuentra un eco en los jóvenes. El rock and roll y otros ritmos que al principio hasta parecieron ofensivos (para los adultos) tuvieron más que ver en las transformaciones políticas de las últimas décadas que millones de discursos, manifestaciones y enfrentamientos. De modo que saludo los festejos en tu ciudad, que en esto es como la mía y las de tantos alrededor del mundo.

    ResponderEliminar
  3. Mi querido don Lalo: alguna vez lei que en sus comienzos los instrumentos de percusión ( los primeros en ser inventados) intentaban seguir el ritmo de los latidos del corazón. De allí que la música sea un asunto esencial para la vida, o al menos para una vida digna de ese nombre.

    ResponderEliminar
  4. Cuánta envidia, amigo Gustavo, que en su ciudad puedan disfrutar de rock en vivo, y por varios días. Aquí llamamos cultura a los “botellones”al aire libre (a veces con auspicio del municipio), amenizados con grupos anodinos de cumbia que inexplicablemente se reproducen como hongos, mientras el rock languidece arrinconado en algunos pubs. Gracias por citar algunos nombres, el único grupo rockero que conocía de su país era aquel de Los Aterciopelados. Menos mal que está youtube para conocer un poco más. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Todavía existen los Aterciopelados, apreciado José.Al día de hoy, la movida rockera en Colombia es bastante interesante. La diversidad es la principal característica, sobre todo porque muchas bandas experimentan fusiones con ritmos tradicionales del país como la cumbia, el bambuco o el currulao. El resultado es todo un movimiento que encuentra en Internet y en los festivales su principal medio de difusión.

    ResponderEliminar
  6. ... me encanto... esta parte "una pareja de adolescentes se juró amor eterno al ritmo de la guitarra de una banda local llamada Endor. No importa si ya olvidaron la promesa. Al fin y al cabo la eternidad puede durar un segundo. Pero ese instante les bastó para sentirse inmortales en medio de un rito pagano".. y apoyo total despues de todo fueron 3 dias llenos de arte...

    ResponderEliminar
  7. Bastante cercano a los bailes de las " Fiestas de locos" en la antigua Roma, el pogo es lo más parecido a uno de esos bailes paganos de la fertilidad, apreciado Anónimo. Tanto que- sospecho- por allá a finales de abril de 2014 empezaremos a ver los primeros resultados.

    ResponderEliminar
  8. Don Gustavo, vecino de Berlin, mucho gusto, le escribe un pereirano enamorado de su ciudad, nacido en el san Jorge y bautizado con chicha y guarapo en un anden de la sexta. Ojalá un día nos pudieramos sentar a converasar.
    Sebastian Hoyos estudiante de audiovisual.

    ResponderEliminar
  9. Ah, carajo. Eso de que lo bautricen a uno con chicha y guarapo son palabras mayores, estimado Sebastián. Debe ser algo así como el Soma divino de los antiguos vedas. Yo a duras penas alcancé la dignidad del Ron viejo de Caldas. Por lo demás, siempre es posible sentarse a conversar : de hecho ya empezamos.

    ResponderEliminar
  10. Maestro Gustavo, mil gracias por estas letras, que buena y honesta opinión acerca de este nuestro Festival Convivencia Rock. Me llamó particularmente la atención esta parte "Más allá, un abuelo de sesenta y cinco años saltaba como si tuviera catorce y arriesgaba sus huesos en el corazón mismo del pogo, el baile ritual que constituye algo así como la ceremonia iniciática de los asistentes a los conciertos."
    Lo digo porque yo estuve haciendo registro fotográfico y hubo un personaje parecido al que ud narra (y en el mismo momento: presentación de la banda Belial) que me intrigaba y alegraba al verlo allí. Esta es la foto en que aparece el señor en cuestión:

    https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10201060001197721&set=a.10201059963076768.1073741830.1098811199&type=3&theater

    y este es el Blog: http://lentenatura.blogspot.com/

    Posiblemente estemos hablando lo mismo desde nuestros propios lenguajes. Saludos Gustavo

    ResponderEliminar
  11. Eso es lo fascinante del arte de contar historias, apreciado Santiago, ya sean escritas, cantadas o narradas a través de imágenes: cada observador siempre tendrá su propia versión de los hechos. Dicho de otra manera, cada quien ve lo que quiere ver. En esa medida contamos lo mismo pero desde ópticas y lenguajes distintos, enriqueciendo de esa forma la experiencia del mundo.
    Mil gracias por los enlaces.

    ResponderEliminar
  12. Es mucho más que Rock and Roll, es mezclar agua con sed:

    http://iniciativadebate.org/2013/07/15/mezclar-agua-con-sed-el-nuevo-siglo-de-oro/

    Salud, Don Gustavo.

    Cami.

    ResponderEliminar
  13. Gracias de nuevo por en enlace, apreciado Camilo. Ya lo había leido.

    ResponderEliminar

Ingrese aqui su comentario, de forma respetuosa y argumentada: