jueves, 2 de junio de 2016

Cantata







 CANTATA

Urgido por la pena

Un  grillo eleva a medianoche

Su oración a los rocosos dioses del silencio.


Unos pasos más allá

Detrás de la ventana roída por insectos invisibles

El viejo profesor de música acomete por enésima vez

La cuesta más ardua del Concierto para violín de Mendelssohn.


Una gata en celo implora desde el tejado

Algún consuelo para su vientre.


Y luego todo calla

Toma aire

Manos de viento

Hurgan en las concavidades de lo  oscuro

Antes de  emprender una vez más

La vieja cantata.


 Tribunas ( Pereira) , mayo 18 de 2016.

PDT: les comparto enlace a la banda sonora de esta entrada


5 comentarios:

  1. Un grillo, un viejo, una gata... y un poeta. Gran síntesis, com música de Mendelsshon. ¿Qué más se puede pedir?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una copa larga de vino tinto, mi querido don Lalo. Digo, eso es lo que se puede- y se debe -pedir.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Levedad sublimes es el poema. Y la precisión que transmite, esa usó la abuela para pulir una puntada.

    ResponderEliminar
  4. La levedad, la puntada invisible: por ahí va la cosa, amable Guillermo Galo.

    ResponderEliminar

Ingrese aqui su comentario, de forma respetuosa y argumentada: