jueves, 17 de mayo de 2012

Grandes y chicos


Sucedió la misma semana en lugares muy distantes de la tierra. En una  pradera africana, un elefante de identidad no revelada hasta ahora murió a manos de don Juan Carlos de Borbón, hidalgo disoluto él, mantenido por sus empobrecidos  súbditos, con el pretexto de que le deben el regreso a la democracia. Algunas  fuentes dignas de crédito  se atreven a aseverar que el animal- digo, el elefante- fue atacado por la espalda o, mejor dicho, por el trasero, y por lo tanto en condiciones de indefensión. Por  ahora, los voceros verdes siguen a la espera de los resultados de las pruebas de balística.
En otro sitio del planeta, muy cerca  de mi  casa en Pereira, Colombia, a un vecino lo fulminó una legión de bacterias mientras intentaba defenderse, armado con un arsenal de antibióticos de última generación desarrollados por una multinacional alemana.
La  primera noticia recorrió el mundo, aupada por el vendaval de los medios de comunicación.Ustedes ya saben: los ecologistas se levantaron como una sola voz, protestando  por el atropello cometido contra el infortunado paquidermo convertido a su pesar en celebridad. La segunda, en cambio, a duras penas fue conocida por este servidor  y ocho gatos que extrañan  a su malogrado compañero y a esta hora esperan la solidaridad de los mismos  que deploran la pérdida del elefante. Cosas de las redes sociales: Mi vecino no tenía cuenta en Facebook.
 Es bien sabido que cuando uno dispone de un excedente de tiempo- plusvalía, llaman a eso los marxistas- corre el riesgo de  consagrarse a perseguir damas otoñales, resolver crucigramas, husmear en las vidas  ajenas, sumirse en vicios solitarios o abandonarse a la locura. En mi caso, sin desdeñar  las opciones mencionadas, que por algo han de tener tantos adeptos, prefiero alimentar el diálogo con los que el columnista cartagenero Wenceslao Triana llama “mis dos o tres lectores”. De paso, un saludo para ese viejo lúcido y lascivo.  De  modo  que, volviendo al cuento  del elefante y  las bacterias- o del Borbón y mi vecino, como ustedes lo prefieran- resulta por lo menos llamativo que una especie dedicada a exterminar cuanta criatura viviente encuentra a su paso, empezando  por  sus  congéneres, viva todo el tiempo amenazada  por un batallón de bichos  - ¿Será lícito llamar así a las bacterias y los virus? - que ni siquiera son perceptibles  a simple vista, pero cuyos  efectos pueden estropear desde una cumbre de presidentes  hasta un polvo muchas noches aplazado.
Hasta donde recuerdo,  los defensores  a ultranza de las andanzas depredadoras del Homo sapiens se amparan en una cláusula del  Antiguo Testamento que lo reconoce como el rey de la creación y por lo tanto con derecho a cazar   incluso elefantes  cuando el tedio se apodera de sus tardes inútiles.
De manera que, si ha de  existir la justicia en el universo, como afirman algunos idealistas, es de suponer que las bacterias y todos sus parientes disponen de su  testamento particular que les da patente de corso para exterminar humanos cada vez  que se  ve en riesgo su propia supervivencia. Es asunto de justicia que sea así, porque mi vecino amante de los gatos pagaba con puntualidad  sus aportes  a la seguridad social, empezando por la pensión que no alcanzó a disfrutar. Sin embargo, nada pudo contra esas deletéreas criaturas invisibles que ostentan nombres sospechosamente próximos a los de los personajes de los cuentos de H.P Lovecraft. Necronomicón, o  algo parecido,  es el nombre de la que lo borró  de la faz de la tierra.
Desde ese día, aprendí a mirar a las bacterias y a todos los de su estirpe, con una nueva forma de reverencia.  Para empezar, resolví prescindir de los desinfectantes, no vaya a ser que una masacre involuntaria de mi parte desate  una reacción en cadena que llegue hasta las antípodas y malogre la carrera de un atleta  ucraniano o un genio precoz de la tecnología digital en Singapur. Suficiente con las venganzas que deben estar tramando por cada zorro muerto en las cacerías de la casa real británica, o por las ballenas  destripadas  por los traficantes en el mar del Japón.  Pero  reconozco : Jamás imaginé que el sutil equilibrio de fuerzas entre grandes y chicos podía alcanzar tales dimensiones

4 comentarios:

  1. “Pero no existen las bacterias en Marte, y no bien llegaron los invasores, no bien bebieron y se alimentaron, nuestros aliados microscópicos iniciaron su obra destructora. Ya cuando los observé yo estaban irrevocablemente condenados, muriendo y pudriéndose mientras andaban de un lado para otro. Era inevitable. Con un billón de muertes ha adquirido el hombre su derecho a vivir en la Tierra y nadie puede disputárselo; no lo habría perdido aunque los marcianos hubieran sido diez veces más poderosos de lo que eran, pues no en vano viven y mueren los hombres” (H.G. Wells-La guerra de los mundos)

    Como resorte pensé en esta novela, estimado Gustavo, al leer su jugoso articulo.Eso sí celebro que su ironía no sea aséptica con el monarca de marras. Por cierto, hace poco leí que don Juan Carlos, muchos años antes del incidente con el elefante, en repetidas ocasiones se trasladó a Rumania donde fue recibido por humildes pobladores en traje típico, con música y obsequiado con licores de ciruela. Dicen las crónicas que ojeadores locales se ocupaban de preparar el terreno para que su majestad no corra ningun riesgo en su sacrificada labor de matar osos y lobos, incluyendo hembras preñadas. Ah, si Kipling viviera, ya tendría un titulo para escribir sobre las aventuras del rey español: "The King Who Would Be Man".

    ResponderEliminar
  2. No podía ser más oportuna su cita de Wells, apreciado José. A propósito, un amigo que bucea en la mística sufí, me escribió hace unos minutos un correo electrónico que me atrevo a citar:"Bienvenidos hermanos , bacterias y virus, que me ayudan a disolverme en la nada... o en el todo, que es lo mismo".

    ResponderEliminar
  3. Con algún retraso leo tu estimulante entrada, Gustavo, y quiero decirte que la relación entre el hombre y el microbio puede ser de lo más estrecha. Yo conocí a una dama del teatro argentino, Clara Giol Bressán, que acostumbraba usar guantes casi todo el tiempo. Por algún tiempo compartimos ensayos (yo creía ser actor entonces) y doy fe de que escribía con los guantes puestos, y que solía pintarlos de diferentes colores (con acuarela), “para alegrar el ambiente”, según decía. Un día me confió, no sé si en broma, que los usaba porque no quería compartir los microbios con “ese gusano de allí” y señalaba a un compañero que le disgustaba. Y también me viene a la memoria el caso del gran escritor Antonio Di Benedetto (autor de Zama, una novela que recomiendo a quienes no la hayan leído), que era secretario de redacción del diario Los Andes, de Mendoza, de quien muchos colegas decían que cada vez que le daba la mano a alguien se lavaba luego con mucho cuidado, para sacarse los microbios, no sé si los mismos que disgustaban a Clara.

    ResponderEliminar
  4. En algunas regiones de Colombia,mi querido don Lalo,se acostumbra insultar a los individuos molestos o malas personas,diciéndoles "Microbio". Desde niño he tenido la intuición de que el insulto iba en realidad dirigido a los microbios.
    Mil gracias por las anécdotas y por el libro recomendado.

    ResponderEliminar

Ingrese aqui su comentario, de forma respetuosa y argumentada: