jueves, 27 de noviembre de 2014

La soledad del atleta



                                                     Fotografía : El Tiempo

 Cuando  escuché la noticia no lo podía creer: el 19 de  noviembre  de 2014 se realizaría una subasta de arte con el fin de recaudar fondos para la tenista  Catalina Castaño,  quien afronta un doloroso  y costoso tratamiento contra  el cáncer de seno.
¿Cómo? ¿Ni siquiera los deportistas de ese nivel cuentan con una seguridad social y una pensión que les permita  acceder a un retiro digno? “Pues no”, me respondió el periodista Andrés Botero después de asistir a la rueda de prensa  donde se dieron a conocer detalles del drama de la deportista. A pesar de  haber representado a Colombia en decenas de torneos, su caso  solo mereció el “apoyo moral” de Coldeportes, el ente oficial encargado de planear, organizar y ejecutar el  derrotero de las distintas disciplinas practicadas en el país a través de las respectivas ligas.
Alguien podrá decir que los deportistas de  ese tipo ganan mucho dinero, incluso en Colombia, donde el tenis  todavía  no es un deporte de  aceptación masiva. Cierto, pero lo mismo puede decirse de los congresistas y es bien sabido que estos reciben un tratamiento  distinto.  Por supuesto, está el hecho de que estos últimos diseñan las leyes que habrán de  beneficiarlos, pero eso ya es otro cuento.
Lo que nadie conoce  es que en el caso del tenis los deportistas deben restar de los honorarios recibidos  altas sumas destinadas al pago de hoteles, transportes y otros gastos  propios de su actividad. Pero además deben cumplir, como todo ciudadano digno de ese nombre, con el pago oportuno de los impuestos en Colombia y en los lugares donde  recibieron sus honorarios y premios.
De modo que cuando se desencadena una situación como la de Catalina Castaño cualquier presupuesto resulta  escaso para atender un tratamiento largo y de alto costo.


Es aquí donde surge una pregunta :  si eso pasa con  una  deportista reconocida, cuyos  logros han sido aprovechados para promocionar la imagen del  Estado y de empresas como Colsánitas ¿ qué puede esperarse en deportes como el boxeo o el levantamiento de pesas , practicados casi siempre por personas pertenecientes  a  sectores  marginados  de la sociedad, que precisamente por eso  ven allí una posibilidad de redención  personal y familiar? Cuando le consulté a un funcionario del sector, que me pidió no revelar su nombre, la respuesta no pudo ser  más desalentadora: “Muchas veces los deportistas no solo viajan a los  torneos con recursos gestionados por sus propias familias, sino que lo hacen en el más completo desamparo: ni un seguro de transporte ante la eventualidad de un accidente  y menos una póliza  que cubra  los riesgos de una lesión  durante las competencias. Y eso sucede tanto  en el ámbito local como en el regional o incluso internacional, aunque mucha gente no lo crea”.
Inútil sería preguntar aquí por el papel de las ligas, cooptadas todas por  la burocracia y la politiquería. Mucho menos por la aplicación de las leyes, de por sí abundantes en este país de timadores y leguleyos. Pero eso sí: cuando uno de esos muchachos conquista una medalla de cualquier cosa o corona un premio de montaña, la histeria se desata desde los medios de comunicación para encenderse después entre las multitudes que  corean el nombre del ganador de turno, mientras los lagartos se pelean a codazo limpio un lugar  en la foto. Como es de rigor en estos casos, al día siguiente se habrán olvidado de ellos.


¿Por dónde empezar entonces a resolver el problema? Creo   que un buen comienzo sería depurar  esas ligas en las que vegetan y envejecen personajillos  enquistados sin un horizonte  distinto al de sus ambiciones de poder  y las de las camarillas que representan.  El paso siguiente implicaría la revisión de la idoneidad de quienes llegan a esos  cargos y  para eso se necesita de una veeduría integrada por representantes de los mismos deportistas.  En un país huérfano de ciudadanía eso sería  además un buen ejemplo para otros sectores de la sociedad. Nada se pierde con intentarlo. De paso  contribuiríamos a mitigar un poco la  hasta hoy inapelable soledad de nuestros atletas.

7 comentarios:

  1. Indignante el caso que nos relata, amigo Gustavo. La indefensión y soledad de nuestros atletas es un mal crónico que aqueja a nuestros países, y no solo en lo que al riesgo de lesiones y salud atañe, sino en los pormenores de la práctica misma, donde casi siempre los deportistas tienen que procurarse hasta los pasajes del autobús y eso que hablamos de los seleccionados que tienen que representar en campeonatos internacionales. Bien recuerdo el caso de una joven marchista (deporte en que Bolivia destaca regionalmente) campeona sudamericana en su categoría que entrenaba con zapatillas viejísimas ante la indiferencia del comité olímpico local. A otro joven seleccionado, prometedor velocista de 100 metros, que clasificó a una segunda instancia en las olimpiadas de Londres le negaban hasta el uso libre de la pista de tartán para sus entrenamientos, al extremo de que tenía que pagar al portero para usar el baño bajo llave del estadio. Eso sí, cuando retornó de las olimpiadas, varias autoridades deportivas fueron a esperarle al aeropuerto para dizque homenajearlo por su digna representación. Solo el futbol se da a los seleccionados un trato más o menos cómodo, con hoteles y pasajes asegurados. El resto tiene que arreglárselas como pueda, incluso a veces se hacen teletones para recaudar dinero para el pasaje de algún deportista. Pero lo que más cabrea es que los dirigentes viajen a las citas internacionales (con viáticos y hoteles de primera) llevando incluso a familiares con el dinero del COI que supuestamente debería estar destinado a fomentar el deporte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciado José : nada más efectivo a nivel de réditos políticos y económicos que pegarse - en el sentido literal- a la camiseta empapada de sudor de un deportista exitoso. Después de todo, las audiencias están aseguradas por la calidad del atleta.
      Pero basta conque la fortuna vuelva la cara hacia otro lado para que los entusiastas hagan mutis por el foro mientras entonan el estribillo de aquella canción : " Hasta luego vida mía/ si te he visto no me acuerdo".

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Realmente da bastante vergüenza hablar hasta por los codos de las hazañas de los deportistas exitosos, que no son necesariamente los mejores, y silenciar situaciones como la que denuncias, Gustavo. Ocurre en muchísimos ámbitos y en muchísimos países. En algunos deportes, la protección dura lo que dure el rendimiento del deportista. Después...
    que se salve quien pueda. Habría que supervisar con más rigor a las organizaciones rectoras de cada deporte, para obligarlas a programas de apoyo para deportistas retirados. Ese aspecto deja mucho que desear.

    ResponderEliminar
  4. Ay, mi querido don Lalo. Si usted viera las componendas que se arman para hacerse con el poder en una liga( los entes que manejan el deporte en Colombia a nivel regional) se echaría a llorar. Claro que si uno se fija bien, en últimas lo que hacen es replicar en lo local los malos ejemplos de pulpos como la Fifa o el Comité Olímpico Internacional. Pero eso sí : a la hora de recoger las medallas y posar ante las cámaras, como en la canción de Chico Buarque " Todos gritan gol".

    ResponderEliminar
  5. Gustavo, acá en México hay un caso de unos niños indígenas, los triquis, que ganaron un campeonato mundial de baloncesto Y lo ganaron sin ponerse unos tennis, bueno, eso es porque decían que así se movían con mayor libertad. Lo importante en recalcar es que cuando les llegó la popularidad, los medios y le gobierno, y las entidades encargadas del deporte, los buscaron para felicitarlos y dialogar con los directivos de las escuelas indígenas de las cuales hacen parte.
    Quienes manejan las entidades deportivas en municipios como Pereira, resuelven lo del apoyo con un trofeo o un dinero para los refrigerios. Nada más.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Apreciado Eskimal: creo que fue en la revista Gatopardo donde leí una crónica - excelente, por lo demás- sobre esos niños. El autor del texto destacaba el hecho de que ponerse unos tenis resultaba incómodo para ellos, lo que de paso les restaba interés ante los ojos de las multinacionales del ramo .
    Y sí : en nuestro medio mucos dirigentes consideran que ya es bastante con darles un refrigerio, casi siempre consistente en comida chatarra, a los deportistas.

    ResponderEliminar

Ingrese aqui su comentario, de forma respetuosa y argumentada: