jueves, 20 de noviembre de 2014

Tiempo de rock


                                                                      
                                                                  Para Gustavo Orozco  Restrepo
                               
“Ray Lomas era el último de los  viejos roqueros”, escribió hace casi medio siglo Ian Anderson, el líder de la banda de rock sinfónico inglesa Jethro Tull.  A  juzgar por el ritual que he visto repetirse  en las sucesivas ediciones de Convivencia Rock, el  festival que convoca cada  año desde Pereira a los amantes del género, el último de los viejos roqueros  renace  siempre con la obstinación del Ave  Fénix.
El poeta Joan Manuel Serrat declaró  hace mucho tiempo que llevar a sus  hijos al circo era en realidad un pretexto  para llevarse a  sí mismo a ese rincón perdido de su infancia encantada. Algo parecido me sucede cada vez que acompaño  a mi hija adolescente a  ese ritual en el que durante tres días  varias generaciones se sumergen en una especie de mar de lava, para salir de allí más livianas y despojadas de  la capa  de mugre que dejan en el alma y la piel las experiencias cotidianas.
El sábado 15 de noviembre recién caía la noche cuando la banda pereirana Mephisto saltó al escenario del parque Olaya Herrera. Le dedicaron su intervención al poeta Héctor Escobar Gutiérrez, fallecido unas semanas atrás. Cuando reprodujeron la grabación en que el escritor lee sus propios versos reafirmé mi convicción de que, a su manera, el buen rock es también un género literario. De allí en adelante se sucedieron agrupaciones  exponentes de las distintas  corrientes de  una música que  no para de reinventarse, como una forma de responder a quienes llevan varias décadas anunciando  su muerte. Desde el metal más extremo  hasta el blues de  Carlos Elliot Jr, todas las corrientes encontraron  un público entusiasta y respetuoso: si a alguien no le gustaba la banda o el tipo de música, se limitaba a esperar  la siguiente.


Hace un año, cuando después del festival 2013 escribí una breve  crónica del evento titulada Es solo rock and roll, durante  un mes  seguido recibí a través del correo electrónico notas admonitorias de  varias personas que  parecían en realidad una sola, a juzgar  por el tono y el estilo de sus textos. Tras una breve introducción  adjuntaban archivos con artículos de varios “expertos” en los que se mostraban los supuestos argumentos para probar que detrás  de las distintas manifestaciones del rock se esconde en realidad una conspiración luciferina.  Nunca deja de sorprenderme la solemnidad   y falta de sentido del humor de esas personas incapaces de  leer  y asumir  las expresiones artísticas en su contexto simbólico.  En  realidad  lo que me parece diabólico es la  facilidad  con que muchos adultos son capaces de llegar a su casa a destruir los discos de sus  hijos y arrancar de las paredes de sus cuartos los carteles con la imagen de sus grupos favoritos. Como no quiero redundar sobre el asunto, reproduzco aquí  la conversación  escuchada  a la entrada del parque Olaya Herrera entre una joven madre y su hijo de unos  cinco años que pasaban por  el sector:
- Quedémonos , mamá. Quiero escuchar la música.
- ¡No, no y  no! Esa es la música del Diablo.
- Por eso mamá: ¡ a mi me gusta la música del Diablo!


 Anécdotas aparte, si algo ha  conseguido este festival en muy poco tiempo es recuperar el respeto por los gustos  y el sentir de los otros en una sociedad  proclive a la descalificación, cuando no  a la agresión  física ante las inclinaciones ajenas. Eso para no hablar de la calidad de unas agrupaciones integradas  en muchos casos por músicos mayores de cincuenta años que llevan más de  una treintena  dedicados a la creación y a la actuación, lo que los ha llevado a un perfeccionamiento de su arte  digno de admiración. Debe ser por eso que cada año  peregrinos de  distintas  regiones de Colombia desempolvan sus morrales y se hacen al camino cuando a través de las redes sociales alguien les anuncia que en Pereira es tiempo de rock.

PDT : les comparto enlace a la banda sonora de esta entrada.
https://www.youtube.com/watch?v=H8uUh1xsL14

6 comentarios:

  1. El músico y el poeta son hermanos en el arte desde tiempos inmemoriales, amigo Gustavo. El que reniega de ellos, incluso de los malos músicos y poetas, no ha tenido juventud. La anécdota que cuentas de la madre que repudia la música del diablo (supongo que se expresaba así porque la banda se llamaba Mephisto) es deliciosa. Ese chico será un buen abogado...

    ResponderEliminar
  2. Ja. De modo que en ese niño tenemos una expresión visible de la predestinación, mi querido don Lalo. Supongo que Lutero, Calvino y sus amigos estarían felices.

    ResponderEliminar
  3. Que pesar de la muchacha, tener que ir a cuidar al papá en un concierto de esos de música del Diablo...

    Cami.

    ResponderEliminar
  4. Eso de que se viene anunciando la muerte del rock como la del mismo capitalismo ya suena a letanía que de tanto escucharla parece chiste. Habrá cierto estancamiento o crisis de creatividad en los nuevos grupos pero en cualquier caso el rock siempre está vivo, solo hay que asomarse a algunos discos y comprobar que no han perdido nada de frescura, como las óperas de Beethoven, de quien alguien dijo o escribió que si el genio alemán viviera en nuestros tiempos, cultivaría con toda seguridad esa bendita “música del diablo”. Ah, afortunado usted que pudo canalizar de alguna manera los gustos musicales de su hija. Yo he perdido la batalla con mi hermano pos adolescente, no hay manera de convencerle que pruebe con otros géneros, bloqueada su mente con la música electrónica de discoteca y la mierdosa influencia del reggaetón y similares.

    ResponderEliminar
  5. Ja,ja. Si, apreciado Camilo : debe ser todo un lastre para una muchacha del siglo XXI eso de ir a cuidar el papá a un concierto de cualquier cosa.

    ResponderEliminar
  6. Apreciado José : la verdad es que yo no la canalicé : ella se arrojó solita a esas aguas turbulentas, como para probar el sentido de los versos de aquella vieja canción de Simon and Garfunkel : " Like a bridge/ over trouble waters/ I ill lay me down".

    ResponderEliminar

Ingrese aqui su comentario, de forma respetuosa y argumentada: